fbpx

 

 

 

 

 

Si quieres vivir desde la abundancia lo primero que tienes que hacer es definirla ¿Qué es la abundancia para ti? ¿Qué significa para ti ser abundante?

Para mí, la abundancia es amar el presente porque cuando aceptas la realidad que estás viviendo sientes que todo está bien, no falta ni sobra nada y, en consecuencia, vives sin miedo pero, no pienses que siempre fue así, yo también tuve mis miedos inconscientes heredados que me limitaban y no me daba cuenta que cuanto más deseaba vivir desde la abundancia más vivía desde la escasez ¿por qué? Porque cuando deseamos o anhelamos algo, nuestra mente lo interpreta como una necesidad, es decir, una carencia, algo que me falta. Por eso, lo primero que tuve que hacer fue cambiar mi enfoque, empezar a pensar y visualizar diferente pero, vamos por partes, te voy a explicar, paso a paso, lo que a mí me funcionó para empezar a vivir desde la abundancia y cuál es el principal bloqueo emocional que te lo impide.

1. Crear nuevos pensamientos

Si yo quería sentirme diferente tenía que cambiar mis creencias que me limitaban. Recuerda, todo es un tema de mentalidad. Empecé a indagar cuáles eran esas creencias. Te enumero las básicas:Está mal tener más dinero que mi familia”. “Mientras más gano más gasto”. “El dinero trae problemas”. “Si soy rica perderé a mis amigos”. “Si tengo éxito voy a pasar por encima de otros”. “No sabré gestionarlo”,No me gusta mi cuerpo”. “Es malo tener posesiones materiales”. “Tengo que esforzarme mucho si quiero conseguirlo”. “Yo solo puedo ser abundante en mi próxima vida”,…

En mi caso, creía que ser abundante significaba tener dinero y salud, no tener que preocuparme de mi futuro, sentirme segura en esta vida y no tener miedo a emprender, pues bien, empecé a pensar y visualizar que tenía suficiente dinero y salud en mi vida.

2. Visualizar

Estamos en el campo de las infinitas posibilidades, nuestra mente no distingue lo real de lo imaginario sólo entiende de sentimientos, entonces, hice una lista de todas las creencias que iba detectando, las revisaba de cómo me sentía cuando pensaba en ellas. Las puse en afirmativo y sólo me centré en las nuevas creencias. Empecé a visualizarme cómo sería vivir de esa manera y, sobre todo, poniendo mucha atención a cómo me sentía. Todo esto lo hacía meditando, es decir, en una posición de relajación en estado theta.

A veces, me daba la sensación que no cambiaba nada, entonces, lo que hacía era empezar mi nueva creencia con la frase “me permito”: “me permito tener posesiones materiales”, “ me permito tener éxito sin renunciar a mi familia”,… Otras veces, me iba muy bien añadir la palabra “suficiente”: “tengo suficiente dinero para mis gastos”, “ tengo suficiente dinero sin esforzarme”,…incluso, un día estaba yendo en moto, iba por una ruta que no conocía y no sabía con certeza cuándo encontraría una gasolinera, yo sólo sabía que me quedaban pocos kilómetros para ya ir en reserva. Mi primer pensamiento fue: “uy, uy, uy ¿qué voy a hacer si me quedo sin gasolina?” y, (como ya llevaba un entreno mental de ir cambiando las creencias limitantes en nuevas creencias positivas), automáticamente, la cambié por “tengo suficiente gasolina para llegar a la siguiente estación de servicio”, y ¡así fue! Pero no fue la nueva creencia lo que cambió mi realidad, realmente, fue el sentimiento, la sensación de tranquilidad que sentí cuando creé el nuevo pensamiento. Pasé de sentir miedo (no tener) a confiar (seguro que hay una estación de servicio aquí cerca), ese fue el mensaje que mi mente recibió y, además, transformé el principal bloqueo inconsciente que hay detrás de cualquier limitación de abundancia: el miedo a merecer. Cuando cambié mi creencia, inconscientemente, le decía a mi mente: “me merezco disfrutar de este viaje en moto sin sufrimiento”.

3. Merecer

Desde mi experiencia personal y profesional, el principal bloqueo emocional que te impide vivir abundantemente es el miedo a merecer. Este miedo es ancestral, forma parte de tu árbol genealógico y, como es tan recurrente, también forma parte del inconsciente colectivo. Fíjate si es importante sentirte merecedora que, no sólo bloquea la abundancia sino que también puede bloquear cualquier cambio que quieras hacer en tu vida, cualquier transformación o crecimiento personal ¿Te mereces cambiar tu paradigma? ¿Te mereces vivir desde otra perspectiva?.

En otro post te hablaré más detalladamente de cómo pasé de no sentirme merecedora a sentirme totalmente abundante en todos las áreas de mi vida. Ahora, vamos por el cuarto paso:

4. Manifestar

¿Sabías que cuando manifestamos algo a través de las palabras es eficaz un 30-40%? Si lo visualizamos se incrementa al 50% pero si lo manifestamos meditando o en estado theta incrementamos el 80%-90% de posibilidades de que aquello se haga realidad.

Una vez había visualizado mi nueva realidad y me sentía merecedora de vivir desde la abundancia lo manifestaba, primero lo decía en voz alta dirigiéndome al Universo y repitiéndolo 3 veces. Después, ya en mi día a día, observaba cómo me sentía, cómo iban cambiando esas creencias que me limitaban. Con el tiempo aprendí que la abundancia se basa en cuatro pilares: amor, dinero, salud y tiempo y esto me ayudó a centrarme más en cada área de mi vida y observar si, realmente, había coherencia con estos cuatro pilares.

Ahora te toca a ti

Si te ha servido mi ejemplo te propongo que hagas el siguiente ejercicio:

1. Define qué es para ti la abundancia

2. Revisa si estás viviendo desde la abundancia en cada área de tu vida

3. Practica los 4 pasos que yo utilicé para hackear tu mente inconsciente

Recuerda que muchas creencias son heredadas de tus ancestros pero esto no es excusa para ya, por fin, liberarte de estos programas inconscientes.

Si tienes cualquier duda o quieres que te acompañe contacta conmigo.

¿Tienes alguna duda?